El Vázquez Díaz expone la Maravillosa Gente de Nerva obra de Velasco

Descargar Pdf

El museo Vázquez Díaz de Nerva expone durante estos días más de un centenar de fotografías en blanco y negro, sepia, algunas con un punto de color, en formato 40 x 60 centímetros sobre papel y dibón, de personajes populares y anónimos de la localidad minera obra del catalán, Antonio Velasco, gran amigo de Nerva.

 

Maravillosa Gente de Nerva
Imagen de archivo de una sesión plenaria

Según informa Juan A. Hipólito para Onda Minera RTV Nerva y Huelva Información, “Maravillosa Gente de Nerva” es una colección de retratos muy particular realizada a lo largo de los tres últimos años. El autor aprovechaba sus viajes a Nerva en agosto, junto a su amigo José Luis Montero, para captar la imagen de todo aquel con el que se iban encontrando en sus paseos por la localidad minera. 

 

En todas y cada una de las fotografías expuestas por Velasco en el templo de la cultura nervense, donadas al fondo artístico del museo, más allá de la calidad, el visitante encuentra una sonrisa como denominador común que marca cada una de sus imágenes. Sin un perfil predeterminado, fruto de la casualidad o de estar en el momento oportuno. Aparecen grandes y pequeños, mujeres y hombres, conocidos y no tanto, caras curtidas por el duro trabajo pero plenas de vitalidad, todos con un gesto de gratitud que inmortalizar.

 

Para el director del museo, Juan Alfonso Barba, este artista multidisciplinar y comprometido socialmente con los más desfavorecidos no pretende hacer una fotografía de estudio, “un retrato de pose”, sino un retrato espontáneo donde se refleje el personaje en toda su plenitud. “Empezó a fotografiar a todos los de Nerva que se encontraba en sus visitas de verano, y en otras del año que se les antojaba a él y a Montero. Y comenzó a coleccionar personajes. Y así es cómo surge la idea de esta exposición”, aclara.

 

El autor siente un profundo respeto y admiración por la tierra de artistas que le ha acogido con los brazos abiertos. “Cuando tenía 13 años gané un concurso de pintura rápida en Tarragona. El premio fue una cámara de fotos. Hay empezó mi afición por este mundo. Para mi es todo un honor exponer en esta Nerva, tierra de artistas, a la que tanto admiro, los testimonios gráficos de esta sociedad que rebosa calidad humana, durante los tres últimos años de visitas”, asegura.

 

Su amigo y comisario de la muestra, José Luis Montero, recuerda cómo Velasco llegó a Nerva por primera vez en agosto de 2014. “Lo hizo como amigo, turista y comisario de una exposición de pinturas que realicé en el Centro Cultural de Nerva con el título de Los colores de mi tierra. En el mismo momento que llegó, se enamoró de Nerva, de sus paisajes, de sus fiestas y sobre todo de su gente. Y empezó a fotografiar todo lo que se ponía al alcance de su cámara”, comenta.

 

Hijo de emigrantes andaluces en Cataluña, que nunca volvieron a sus orígenes, se crió en el cinturón industrial de Barcelona, en un barrio de las afueras de Sabadell, sin sentir la pertenencia a un pueblo concreto. “Es el mayor de seis hermanos. Nació con una malformación de la mano y antebrazo izquierdo debido a la Talidomida pero más que crearle un complejo lo hizo más fuerte, más inteligente y con un sentido del humor digno de mencionar. Terminó la carrera de Magisterio y ha trabajado los últimos veintitantos años como jefe del Servicio de Educación del Ayuntamiento de Sant Adrià de Besós”, aclara su amigo nervense.

 

Ahora, ya jubilado, dedica su tiempo a la familia y al constante trabajo de denunciar a través de las redes sociales las injusticias que sufren los más desprotegidos. Sin olvidar su pasión por el arte, que reflejan ese carácter inquieto, signo de búsqueda de la libertad. “En 2015, organizamos en el bar Malakate una exposición de fotografías de Antonio Velasco sobre gente de La Perona, un barrio marginal de barracas en la Barcelona de los años ochenta, junto con dos juegos de figuras de ajedrez realizados por mí. Y al año siguiente, realizamos varias conferencias por la provincia de Huelva sobre nuestra experiencia y colaboración en Grecia en la dramática situación de las personas que buscan refugio huyendo de las guerras”, recuerda el comisario de la muestra.

 

Para Montero, Antonio es una persona incansable, siempre dispuesto a colaborar en lo que haga falta, amigo de sus amigos y un excelente compañero de viajes, aventurero y solidario. “Justicia, lealtad, igualdad y amistad son sus banderas. Los retratos que veremos en la exposición Maravillosa Gente de Nerva tienen un enfoque fresco, dinámico y diferente, una realidad sin complejos, una visión de fuera con la aceptación de los presentes”, asegura.

 

Por último, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Nerva, Isidoro Durán recordó los momentos vividos con Antonio Velasco en la diana floreada de las fiestas de San Bartolomé del 2015 y las ganas del artista de sentirse nervense. “Tuve la fortuna de compartir con él esos días. Son recuerdos bastante emotivos. Yo siempre digo que de Nerva es el que quiere, que no hace falta ser de aquí para sentirse nervense y Velasco ha decido ser de Nerva. Llegó hace poco tiempo y ya es un nervense más”, concluye.

 

La muestra fotográfica de Antonio Velasco permanecerá expuesta hasta el 4 de febrero en el museo Vázquez Díaz de Nerva para deleite de quienes han pasado por su objetivo y curiosidad de quienes se acercan a estas fotografías intentando descubrir qué hay detrás de esas 114 caras de nervenses con una sonrisa cómplice.